Pasar al contenido principal

Mujeres afrodescendientes: talento y mercados no aprovechados por el sector privado

El Grupo BID lanzó recientemente dos conjuntos de herramientas para apoyar el ascenso de las mujeres afrodescendientes en el sector privado de la región.

Image showing an african-american woman smiling

Desde hace casi treinta años, el Día Internacional de las Mujeres Afrocaribeñas, Afrolatinas y de la Diáspora se celebra anualmente en reconocimiento a un legado social y cultural. Sin embargo, su contribución a la economía también merece cierta atención. Las mujeres negras han sido pasadas por alto como fuente de talento diverso y sus necesidades como empresarias han sido ignoradas con demasiada frecuencia.

A pesar del argumento comercial a favor de la diversidad, que correlaciona una mayor diversidad en los puestos de toma de decisiones corporativas con mejores resultados financieros, la presencia de mujeres afrodescendientes es insignificante. Hoy, las mujeres negras siguen niveles corporativos relativamente bajos. En Brasil, por ejemplo, solo el 0,4% de los directores ejecutivos son mujeres negras. Este colectivo representa la misma proporción en los directorios de las empresas cotizadas en Colombia.

Sin embargo, las mujeres negras son la población de más rápido crecimiento en las instituciones de educación superior de Brasil, donde representan el 29,3% de la población estudiantil total. Las poblaciones negras, particularmente las mujeres, continúan enfrentando discriminación para acceder a oportunidades laborales y ascender dentro de las empresas, lo que es un hecho bien documentado.

graph

Los fundadores negros también enfrentan desafíos a la hora de encontrar financiación. Según algunas estimaciones, las mujeres y los fundadores afrodescendientes recibieron menos del 2% de todos los fondos de capital de riesgo, según un informe de 2020 de Scott Galloway.

Un estudio del ecosistema de capital de riesgo en Brasil, donde las referencias son necesarias para obtener financiamiento, encontró que el 76% de los agentes entrevistados nunca recibieron o rara vez recibieron una propuesta de un fundador negro. Esto muestra que las nuevas empresas negras y su potencial de innovación asociado están restringidos por su falta de acceso a redes tradicionalmente blancas.

Además, las empresarias negras en Brasil tienen un 50% más de probabilidades de que se les niegue un préstamo que sus contrapartes blancas. Si bien esto impide que las mujeres negras hagan crecer sus negocios, las instituciones financieras están perdiendo un mercado que, si se comprende y aborda bien, es rentable. BID Invest, junto con otras instituciones financieras multilaterales, ya ha demostrado el potencial del mercado de la mujer. Las mujeres no solo exhiben mejores tasas de pago que los hombres, sino que también tienden a tener más de un producto o servicio con la misma institución financiera.

La discriminación se deriva de los prejuicios raciales y barreras estructurales que les impiden avanzar en la economía. El sector privado puede contribuir a romper este ciclo al:

1. Promover el liderazgo negro y el liderazgo femenino en las empresas

El Grupo BID lanzó un curso en línea a demanda que ayuda a las mujeres a desarrollar sus habilidades de liderazgo. Esto ayuda a las mujeres a construir su plan de desarrollo personal individual, fortalecer sus habilidades intrapersonales y de comunicación y mejorar sus competencias de liderazgo. Todas ellas son habilidades necesarias para prosperar en el mundo empresarial.

Otra herramienta, lanzada a principios de este año por BID Invest, está diseñada para empresas que buscan aumentar el número de mujeres en puestos de liderazgo y crear un entorno más propicio para el avance profesional de las mujeres. Ofrece pautas paso a paso sobre cómo implementar un programa de liderazgo de mujeres dentro de una organización, así como consejos prácticos sobre otras acciones que una organización puede tomar para apoyar la igualdad de género en el lugar de trabajo.

2. Adoptar un enfoque proactivo para la búsqueda de oportunidades

Los fondos de inversión, ya sean de capital riesgo o de capital privado, pueden buscar activamente oportunidades de inversión más allá de sus redes clásicas. Busque redes de inversión negras, participe en eventos dedicados a expandir las redes para emprendedores negros y conéctese con aceleradores que apoyen específicamente a nuevas empresas negras (¡consulte BlackRocks StartUps!)

3. Comprender la demanda de crédito por parte de las empresarias

Una vez que una institución financiera comprende el comportamiento de las mujeres en la demanda de servicios financieros, puede construir una propuesta de valor. Ese fue el caso de Davivienda en Colombia y Konfío en México. Gracias al apoyo de BID Invest, pudieron comprender mejor la oportunidad de las pymes lideradas por mujeres y crear una propuesta de valor que respondiera a sus necesidades específicas. Es hora de hacer lo mismo con las personas afrodescendientes de la región.

Autores

Jimena Serrano

Jimena Serrano es oficial de género, diversidad e inclusión en el equipo de Servicios de Asesoría de BID Invest en Washington DC. Desde 2015, aseso

Financial Institutions

Posts Relacionados

  • Panama financial sector
    Integridad para los negocios: una guía de integridad para las instituciones financieras en Panamá

    Una nueva guía, que brinda asistencia práctica al desarrollar o mejorar programas de cumplimiento, puede ayudar a reducir el riesgo de integridad, un obstáculo clave para algunos inversores extranjeros que buscan trabajar con bancos en la región.

  • hands picking up coins with trees sprouting from them
    Una oportunidad sostenible para Paraguay

    Paraguay tiene una oportunidad única de posicionarse en el mercado internacional y buscar sus primeras emisiones temáticas. Con la próxima Conferencia de Cambio Climático de la ONU, la COP28, a la vuelta de la esquina, ha llegado el momento de hacer esto realidad.*

  • Image
    Cómo aprovechar las ventajas de los bonos subordinados: el caso de Banco de Bogotá

    Los bonos subordinados pueden ampliar el financiamiento hacia el sector real y hacia segmentos prioritarios, como pequeñas y medianas empresas, mujeres empresarias, y a proyectos verdes que contribuyan a la mitigación y adaptación del cambio climático.