Skip to main content

Sectores

Agronegocios

La región está a punto de convertirse en el granero del mundo, mientras que el sector agronegocios enfrenta presiones crecientes para ser más competitivo, eficiente, inclusivo, ambientalmente consciente y resistente al cambio climático.

Energía

La transición al uso de energía más limpia está avanzando a todo vapor en América Latina y el Caribe, lo cual está generando un incremento en la demanda de infraestructura, innovación y capital.

Instituciones financieras

Ponemos a disposición de las instituciones financieras las herramientas necesarias para mejorar el acceso al financiamiento, un componente clave –y a veces elusivo– del crecimiento y el desarrollo económico.

Manufactura

La manufactura sigue siendo una fuerza crítica tanto en las economías avanzadas como en las emergentes, debido a su potencial para crear buenos puestos de trabajo. Sin embargo, debe innovar de manera constante para competir en una economía global.

Infraestructura social

A pesar de los avances de los últimos años en materia de salud y educación, muchos países de América Latina y el Caribe aún enfrentan grandes desafíos relacionados con el acceso, la calidad, la eficiencia y la infraestructura.

Telecomunicaciones, medios y tecnología

En un momento en que las telecomunicaciones y las tecnologías digitales están transformando la manera en que las personas hacemos negocios y hasta vivimos, se presenta el desafío de reducir la brecha que existe entre los “digitalizados” y los que aún están rezagados en este sentido.

Transporte

Los sistemas de transporte de alta calidad conectan a las personas, los productos y los servicios de forma eficaz, incrementan la productividad, crean nuevos mercados, mejoran la calidad de vida y preparan el terreno para un mayor desarrollo y crecimiento económico.

Turismo

El sector del turismo es un pilar de las economías de América Latina y el Caribe y una fuente importante de creación de empleo, especialmente para mujeres y jóvenes.

Agua y saneamiento

La región requiere grandes inversiones que mejoren la eficiencia y la calidad del servicio de agua potable, amplíen la red de aguas residuales y gestionen las presiones que el cambio climático provoca en los recursos hídricos.