La sostenibilidad en la agroindustria (2): el fomento de las buenas prácticas de gobernanza

Un marco de gobernanza corporativa sólido en el sector de la agroindustria ayuda con todo lo relacionado con la productividad, la tecnología, las reglamentaciones, trazabilidad de productos y otros elementos clave. Roles bien delineados para los miembros de la familia y un directorio cualificado ayudan a cultivar estrategias a largo plazo en el sector.

Proyecto de agronegocios del BID Invest en Ecuador.

El sector de la agroindustria es vital para la recuperación económica de América Latina y el Caribe (ALC), debido a que genera el 5% del producto interno bruto de la región y emplea 14% de su fuerza laboral. Dicho esto, también se enfrenta a desafíos que le son muy propios, incluidos los que atañen a los negocios familiares, no tan conocidos para el público en general.

En los últimos años, la mayoría de los agronegocios de la región de ALC presenciaron cómo crecían la complejidad, la competencia y las demandas del mercado. Los inversores, acreedores y consumidores finales, además de otros actores sociales, exigen más que los productores rurales implementen o mejoren los procesos de gobernanza como factor fundamental para su éxito. Contar con prácticas de gobernanza bien establecidas se ha vuelto fundamental a la hora de asistir a los agronegocios para afrontar varios factores propios del sector, como la productividad, la tecnología, la logística, las políticas comerciales y las reglamentaciones ambientales.

En un sentido más amplio, la gobernanza corporativa habilita herramientas que permiten organizar la estructura corporativa de una empresa, e identificar y gestionar los riesgos. Pero no debemos perder de vista el contexto específico, ya que cuatro de cada cinco explotaciones agrícolas de la región son establecimientos familiares.

Gráfico

Esto significa que es central formalizar las distintas funciones de los miembros de la familia como accionistas, miembros del directorio y gerentes. Sin embargo, el desarrollo de un marco de gobernanza sólido en la agroindustria no ha sido uniforme: si bien, en general, los aspectos que conciernen a la transparencia y el cumplimiento regulatorio reciben mayor atención por parte del mercado, los mecanismos de gobernanza que regulan las relaciones internas de poder y la coordinación de los intereses no han progresado lo suficiente aún; esto representa un riesgo mayor cuando la empresa se enfrenta a un proceso de sucesión.

En términos generales, menos de un tercio de los negocios familiares llegan a la segunda generación y la mitad de estos no supera la transición de la segunda a la tercera generación. Esto se debe principalmente a que estas empresas no tienen una estructura predefinida de personas que tomen las decisiones, niveles de autoridad, reglas y acuerdos que rijan la administración y titularidad de la empresa.

Tales marcos son clave para gestionar los conflictos inherentes que surgen durante un proceso de sucesión, incluidas diferentes perspectivas sobre el futuro del negocio, la expansión de las inversiones, la asignación de ganancias y la designación de miembros de la familia a puestos gerenciales. Los problemas de sucesión resultan particularmente importantes en la agroindustria, ya que podrían conducir a la división de la tierra, lo cual merma la productividad y hace perder competitividad y resiliencia al negocio.

Un directorio competente es vital para transitar estos complejos escenarios, no solo los de la sucesión, sino también los desafíos específicos del sector. Un directorio que esté bien conformado — con diversidad, conocimiento y experiencia — genera un mejor espacio donde discutir la estrategia a largo plazo y pone sobre la mesa temas que importan, como la innovación, el clima y la diversidad de género. Por otra parte, tiende a estar atento a las posibles dificultades que afectan particularmente a la agroindustria, como la gestión del riesgo de los productos básicos. En las empresas familiares, el directorio podría también ayudar a equilibrar las dimensiones racionales y emocionales del proceso de toma de decisiones.

Otros retos que amenazan al sector son la creciente atención a la calidad y el impacto ambiental, así como el concepto de trazabilidad del producto. Si las prácticas de gobernanza son eficientes, la transparencia de los procedimientos queda garantizada, y esto tranquiliza a los inversores y los consumidores finales, lo cual ayuda a respaldar el buen nombre de la empresa y agrega valor al negocio.

Una empresa que puede dar fe de los beneficios de adoptar buenas prácticas de gobernanza es Desdelsur. Con una participación del mercado nacional del 6,6%, es el mayor productor, procesador y exportador de legumbres de Argentina y uno de los mayores exportadores de cabestros del noreste de ese país. En 2019, la empresa, que ya lleva varias generaciones de la familia en su dirección, se acercó a BID Invest en busca de soporte financiero para su plan de expansión y, en el proceso, se embarcó en un proyecto de mejora de la gobernanza corporativa.

“BID Invest nos brindó la experiencia técnica, el apoyo institucional y el plan de trabajo que necesitábamos para resolver los aspectos de gobernanza que exigieron diálogo continuo en el seno de la familia”, explicó José Macera, fundador y CEO de Desdelsur. “Al principio, temíamos que los cambios nos volvieran más lentos y burocráticos, pero preparar nuestra estrategia de gobernanza convirtió al directorio en un ente eficiente y productivo, capaz de resolver cuestiones complejas de forma estratégica y positiva”.

Las mejoras en la dinámica del directorio percolaron en la estructura de la organización, y eso mejoró la comunicación y propició conversaciones abiertas sobre el futuro. “Al manejar los distintos aspectos de una empresa familiar, es fundamental que la familia sea la que se adapte al negocio y no al revés. La familia nunca debe ser un freno para el crecimiento o la innovación”, comenta Macera.

Esta conversación franca y estructurada está también facilitando la transición generacional de Desdelsur. Macera mencionó que la nueva generación tiene un peso enorme dentro de la empresa: “Puedo dar un paso atrás porque la dinámica y los objetivos ya están establecidos, y ellos pueden hacerse cargo de las diferentes áreas de forma ordenada, a pesar de que yo sigo participando, pero no tanto como antes, sino con mis consejos y experiencia”.

El marco mejorado también le permitió a Desdelsur superar rápidamente los obstáculos impuestos por la pandemia de Covid-19. “Sorprendentemente, tener canales de comunicaciones impersonales y muy formalizados hizo más fácil la tarea de comunicarnos sin descuidar los protocolos de distanciamiento social”, dijo Macera.

Otro resultado imprevisto de la asistencia técnica fue que mejoró la posibilidad de supervisar la cadena de valor de la empresa, y así garantizar el cumplimiento de los estándares de sostenibilidad y responsabilidad empresaria al que obligan los mercados internacionales. “Debido al trabajo que realizamos en BID Invest, actores internacionales de peso que no conocíamos se nos están acercando porque ven el potencial agrícola de la Argentina y creen que podemos ser los socios adecuados para hacer negocios”, agregó Macera.

Al alentar a sus clientes de la agroindustria a modernizar sus estándares de gobernanza, BID Invest los ayuda a mejorar su liderazgo de mercado, lo que facilita el acceso a mejor financiamiento y promueve los valores de transparencia, trato igualitario y sostenibilidad en el largo plazo. Como explicó Macera: “Quienes recurran a BID Invest en busca de financiamiento encontrarán algo mucho más valioso que un préstamo”.

Participa en AgriLAC
Todavía estás a tiempo de registrarte para participar en AgriLAC. Inscríbete aquí.

 

Autores

Bruno Sbardellini Cossi

Bruno Cossi es oficial de Gobierno Corporativo y trabaja desde la sede de BID Invest en Washington DC. Antes de unirse a la institución en Mayo de 201

Luiz Gabriel Azevedo

Luiz Gabriel Azevedo es el jefe de la División Ambiental, Social y de Gobierno Corporativo de BID Invest. Trabajó en proyectos de desarrollo en alr

Financial Institutions

Posts Relacionados

  • Image
    Banca abierta en América Latina y el Caribe: aquí y ahora

    La banca abierta (“open banking” en inglés), que permite a los proveedores de servicios externos acceder a datos financieros de instituciones financieras a través de API, está creciendo rápidamente debido a tendencias globales y la sed de innovación en la región.

  • Banner
    La digitalización de las cooperativas financieras, un imperativo para la inclusión

    La digitalización de las cooperativas, una parte fundamental del sector financiero de la región, ha comenzado a acelerarse. Hay numerosos ejemplos de progreso, desde Ecuador hasta Jamaica, que ofrecen razones para el optimismo.

  • Banner
    El auge del capital paciente: Mercados de capitales y crédito privado en América Latina

    El llamado capital "paciente" apoya la expansión de las empresas de tamaño medio, lo que permite impulsar la creación de empleo y respaldar la modernización. Se está convirtiendo en un componente habitual de la inversión de capital privado, a medida que los inversores buscan alternativas a los bajos rendimientos que caracterizan a los activos de renta fija.