Skip to main content

Post-pandemia, el mundo de los agronegocios afronta una aceleración de tendencias

El COVID-19 ha acelerado tendencias preexistentes en los agronegocios. Cambios que muchos pensaban que tomarían años se hacen en tiempo real. El foco está ahora en la digitalización, medidas contra el cambio climático y localización o trazabilidad de la producción de alimentos.

Cuando uno lee sobre impacto del COVID-19 sobre tal o cual sector, suele leer lo profundo y grave que ha sido. Sin embargo, en los agronegocios de América Latina y el Caribe (ALC) ha sido relativamente menor.

Esto no quiere decir que no haya habido impacto, sobre todo al principio. De hecho, este impacto fue por el lado de la oferta – con limitación a disponibilidad de mano de obra, problemas logísticos, incremento de costes de producción, en algunos casos cierre de fronteras – y del lado de la demanda, desde cambios bruscos de canales de venta hasta cambios en las preferencias de consumidores y caída del poder adquisitivo.

En líneas generales, la pandemia ha acelerado tendencias pre-existentes. Cambios que muchos pensaban que tomarían años, sobre todo en la tecnología y digitalización del campo, se están llevando a cabo en tiempo real.


También te puede interesar:


Entre estas tendencias, las principales son:

  • Adopción de nuevas tecnologías y digitalización del campo en búsqueda de mayores eficiencias y mayor integridad de la cadena de valor: todo lo relacionado con el agri-tech, la inteligencia artificial, el uso del blockchain y el Internet de las Cosas, las tecnologías de sensores, el manejo de información en la nube, la edición de genes de plantas y semillas...

  • Mayor concienciación sobre el impacto del cambio climático sobre los agronegocios, sobre todo centrada en lado de mayores exigencias de los consumidores: agricultura climáticamente integligente, resiliencia climática, agricultura regenerativa, producción baja en carbono, eficiencia hídrica, generación y uso de energía con base en residuos orgánicos, etc.

  • Localización de cadenas de valor de los alimentos, donde un consumidor cada vez mas empoderado tiene mayores demandas sobre el origen y valor nutricional de los alimentos que consumen, lo que lleva a la eliminación de eslabones, a regionalizar la cadena estableciendo una conexión mas cercana entre productor y consumidor y a por lo tanto mayores demandas a la cadena sobre origen, trazabilidad, calidad e inocuidad de los alimentos.

Al final, todo ello se combina: la trazabilidad requiere una masiva gestión de datos agregados, lo que supone una gran ventaja para todos los actores en agronegocios que ya se están digitalizando y concienciándose sobre la lucha contra el cambio climático. Un buen ejemplo de esto es Danper Trujillo, una firma peruana que acordó un préstamo de US$20,7 millones con BID Invest en años recientes, con el fin de mejorar el uso de agua e implementar mejoras tecnológicas en sus líneas de producción.

Gráfico

El reto para ALC, el mayor exportador neto de alimentos del mundo, es asegurar que todos estos avances se democraticen, y no se queden en los grandes productores, sino que lleguen a la estructura vertebral del sector, que son los pequeños y medianos productores, responsables del 70-80% de la producción en ALC. Resolver los problemas de conectividad, de inclusión y de acceso a financiamiento adecuado para muchos de estos pequeños agricultores tendrán que estar en nuestro foco.

Por otra parte, como indica el reciente estudio “Vulnerabilidad al cambio climático e impactos económicos en el sector agrícola en América Latina y el Caribe”, ALC afronta un gran desafio a raíz del cambio y variabilidad climática (mayores temperaturas, patrones de clima cambiantes y extremos). Esto hace que diseminar la aplicación de tecnologías sustentables disruptivas se convierta en una necesidad imperante.

Authors

Guillermo Foscarini

Guillermo lidera el equipo de agronegocios en BID Invest. Se incorporó a la institución en 2019, y tiene como responsabilidad la estrategia, el pla

Energy

Related Posts

  • Una trabajadora de la planta solar sonriendo a la cámara
    We Helped a Solar Plant Hire More Women. Will the Industry Follow Suit?

    The Lucayas Solar Power Project in the Bahamas marked a milestone by pioneering the integration of women in the construction of solar photovoltaic plants. What we learned in the process can help other companies’ commitment to gender equity.

  • Un reptil verde en una rama
    Overcoming Three Challenges to Unlock the Potential of Green Hydrogen

    Several countries in Latin America and the Caribbean have an adequate renewable energy generation capacity, abundant water resources and other favorable conditions to diversify the power generation matrices and decarbonize energy-intensive industrial segments. Breaking down legal, regulatory, financial, technical and market barriers can help them lead the charge on clean energy initiatives.

  • Estación de recarga eléctrica en Punta Cana
    Not Just Tourists: Now Also Cars Recharge Under the Sun of Punta Cana

    The Caribbean's first 'electrolinera' in the Dominican Republic exemplifies the private sector's commitment to the energy transition in a country aiming to significantly increase renewable generation in the coming years.