Liberando la economía circular en América Latina y el Caribe

La economía circular (EC) presenta oportunidades para un futuro inclusivo e inteligente. También es una oportunidad para que América Latina y el Caribe transiten de un cambio incremental a uno transformador.

Liberando la economía circular en América Latina y el Caribe

En todo el mundo, utilizamos los recursos naturales 1,7 veces más rápido de lo que los ecosistemas de la Tierra podrían regenerarse. Un tercio de los 3.900 millones de toneladas de alimentos producidos cada año se pierde o desperdicia. Consumimos alrededor de 80 mil millones de prendas de vestir al año y registramos más de 70 millones de árboles para fabricar telas sintéticas de uso común. Nuestros patrones actuales de consumo y producción son insostenibles.

 

Junto con el calentamiento global, el crecimiento de la población y las crecientes desigualdades, este camino amenaza nuestro planeta, nuestras economías y nuestras sociedades tal y como las conocemos. De hecho, alinear las preocupaciones económicas, sociales y medioambientales a veces puede parecer un intento de cuadrar el círculo.

 

La economía circular (CE) presenta una oportunidad para un futuro inclusivo e inteligente en cuanto a recursos. Es una oportunidad para que la región transite de un cambio incremental a un cambio transformador que responda con la ambición necesaria para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y adaptarse a un mundo con recursos limitados.

 

En defensa de la economía circular

 

La Fundación Ellen MacArthur define la economía circular como “restauradora por diseño, con el objetivo de mantener en todo momento los productos, componentes y materiales en su mayor utilidad y valor”. En esencia, la EC adopta la biomimética (donde la naturaleza no desperdicia nada), y restaura los recursos y extiende los ciclos de vida de los productos a través de un diseño y procesos reflexivos a lo largo de la cadena de valor, como una desviación del modelo lineal tradicional de “tomar-hacer-deshacerse” a favor de uno que reduce radicalmente, o elimina, el desperdicio. Cada vez más, se hace hincapié en la creación de modelos EC inclusivos que funcionen para todos.

 

Al agregar valor a los materiales a lo largo de su ciclo de vida, las cadenas de suministro en la EC pueden aumentar la creación de empleo, mejorar las condiciones laborales y proporcionar un camino hacia la formalización en áreas como el reciclaje.

 

El Foro Económico Mundial estima que el cambio hacia una economía circular podría agregar US$1 billón a la economía global para 2025, evitar 100 millones de toneladas de desechos y generar 100 000 empleos en cinco años. El reciente lanzamiento del fondo de economía circular de Blackrock es una señal poderosa de los principales inversores que reconocen las soluciones circulares como oportunidades de inversión sólidas y escalables.

 

 


 

 

 

 

 

 


 

 

Para las empresas, el caso de negocios es convincente. La EC puede ayudar a las empresas a impulsar la innovación y la productividad, reducir los costos operativos y la dependencia de los recursos naturales del mundo, mitigar los riesgos climáticos en sus operaciones y cadena de suministro, crear ingresos adicionales a partir de productos / servicios existentes, abordar las demandas de los consumidores de prácticas de producción responsables y crear oportunidades de trabajo.

 

En todas las geografías y sectores, las empresas están comenzando a incorporar los principios de EC en sus procesos. Una evidente necesidad circular en América Latina y el Caribe se relaciona con los peligros de la contaminación plástica, especialmente en los océanos. Plastech S.A., una empresa de reciclaje de plásticos en Haití, financiada por BID Invest, produce PET (tereftalato de polietileno) a partir de botellas usadas. Plastech y otras compañías de reciclaje de plástico en Panamá y Honduras combinaron su proceso con la energía solar para aumentar su capacidad de transformación de desechos en un contexto de altos costos de energía. La energía fotovoltaica permitió cerrar su ciclo de producción.

 

Momento de cuadrar el círculo

 

Prácticamente cualquier sector o empresa tiene oportunidades comerciales circulares que disminuyen la presión sobre la capacidad restauradora de nuestro planeta. ADELCA en Ecuador, financiada por el BID, es una empresa siderúrgica que aumentó la vida útil de la chatarra al usarla como materia prima y, por lo tanto, redujo las importaciones de acero del país. En particular, ADELCA no solo amplió su capacidad circular de acero, sino que lo hizo de manera inclusiva, integrando y desarrollando las capacidades de los recicladores en su cadena de valor.

 

La innovación en diseño y logística es clave para adaptarse a un entorno con recursos limitados. Interface Inc., un fabricante global de baldosas de alfombra, introdujo un mecanismo de responsabilidad extendida para recuperar no solo sus propias losetas, sino también los residuos de los competidores y las mallas, ya que los suministros circulares permiten una buena administración del producto. Las plataformas en línea como Fat Llama o empresas como Philips se han dado cuenta del valor de pasar a los principios de compartir y como servicio (Xaas), alejándose de los modelos de propiedad pura.

 

Para desbloquear el valor de la EC en nuestra región, es indispensable una fuerte colaboración entre diversos actores a lo largo de la cadena de valor. Los gobiernos habilitan e incentivan los sistemas circulares con el entorno regulatorio adecuado. Los bancos multilaterales de desarrollo como BID Invest canalizan capital para transformar modelos de negocio y acelerar la transición a un sistema circular.

 

En la Unidad de Manufactura de BID Invest, siempre estamos buscando más oportunidades de EC, y no solo porque es bueno para nuestro planeta, sino también porque es un gran negocio, ya que fomenta la productividad. Y según varios estudios, las empresas sostenibles son más rentables.

 

Por supuesto, en el centro de esta transformación se encuentra el sector privado de América Latina y el Caribe, con su capacidad innovadora y espíritu emprendedor. Más allá del imperativo de cambio de sistemas, la EC es una oportunidad de negocio sin explotar en América Latina y el Caribe. Como sugiere la teoría de Darwin, no es la especie más fuerte ni la más inteligente la que sobrevive, sino la que se adapta mejor al cambio. El negocio necesita adaptarse; los inversores deben fomentar el cambio hacia la circularidad.

 

No intentemos cuadrar el círculo, rodeemos el cuadrado.■

 

Autores

Susana del Granado

Susana del Granado es oficial ambiental y social de BID Invest basada en Panamá, responsable de evaluar impactos y riesgos ambientales y sociales de l

Nora Lambrecht

Nora Lambrecht es oficial de riesgo climático en la División de Asuntos Ambientales, Sociales y de Gobernanza de BID Invest. Trabajó antes en el área

Paula Peláez

Paula Peláez es jefa de PyME (pequeñas y medianas empresas) y negocios sostenibles de BID Invest. Ha sido jefa en Business Call To Action (BCtA), plat

Rodrigo Navas

Rodrigo lidera el equipo de Manufactura de BID Invest, adonde ingresó en 2016. Es responsable del desarrollo de estrategias, planes de negocios, gesti

Transport

Posts Relacionados

  • Banner
    América Latina y el Caribe tiene un problema con los camiones, pero la solución viene en camino

    El sector de transporte por carretera de la región es gigante e ineficiente: las empresas de logística tienen dificultades para conseguir camiones y los transportistas tienen problemas de capital y seguridad de los conductores. La tecnología, incluyendo portales en línea, llega al rescate.

  • Cómo hacerle frente a la crisis del COVID-19 con la Agenda 2030
    Cómo hacerle frente a la crisis del COVID-19 con la Agenda 2030

    La recuperación tras la pandemia actual tiene que ser diferente y centrada en la sostenibilidad ambiental y social. Nos tendría que conducir a una economía baja en carbono, resiliente a los efectos del cambio climático y que no deje a nadie fuera.

  • Cinco posts que resumen 2019 con miras a 2020
    Cinco posts que resumen 2019 con miras a 2020

    Seleccionamos cinco artículos del blog Negocios Sostenibles que, vistos en su conjunto, perfilan el panorama de innovación y desafíos del año que pasó y brindan una perspectiva de este 2020 que recién inicia.