Impulsando el turismo sostenible para promover la conservación de la naturaleza

El turismo sostenible ayuda a financiar los esfuerzos de conservación y preserva los ecosistemas naturales. Una iniciativa reciente en el parque nacional Torres del Paine de Chile es un gran ejemplo de ello.

banner

El turismo sostenible es una excelente respuesta a una pregunta difícil: cómo financiar los esfuerzos de conservación y preservar los ecosistemas naturales en momentos en que el sector enfrenta una brecha de financiamiento amplia y creciente.

El financiamiento actual de la conservación depende principalmente de los presupuestos gubernamentales, que actualmente se están reduciendo en América Latina y el Caribe (ALC), y las donaciones o subvenciones filantrópicas, que también siguen siendo inciertas y carecen de la estabilidad para sostener una agenda programática de conservación a largo plazo.

La falta de escalabilidad y replicabilidad sustanciales de los modelos actuales de financiación de la conservación hace que la financiación institucional sea difícil de alcanzar, lo que impide la adopción generalizada de iniciativas de conservación de la tierra. La transición a modelos de conservación más nuevos, modernos y autosuficientes, así como el acceso a fuentes más seguras y abundantes de financiamiento adecuado y personalizado ayudaría con este problema.

El financiamiento gubernamental para promover iniciativas de conservación de la tierra está constantemente bajo presión, especialmente después de la COVID-19, ya que las inversiones en salud, educación e infraestructura tienen prioridad en los presupuestos anuales. Dado que los beneficios de los esfuerzos de sostenibilidad tienden a materializarse a mediano y largo plazo, estos programas a menudo pasan a un segundo plano a medida que los gobiernos promueven iniciativas que son más tangibles y se enfocan en retornos más inmediatos.

Como tal, los esfuerzos de conservación de la tierra quedan desatendidos y con muy pocos fondos. Según un informe producido en colaboración por el Instituto Paulson, Nature Conservancy y el Centro Cornell Atkinson para la Sostenibilidad, la brecha de financiamiento entre la inversión actual en los esfuerzos de conservación de la biodiversidad global y lo que realmente se necesita es de entre US$598.000 millones y US$824.000 millones por año. Lo que es peor, no hay evidencia que sugiera que esta brecha se vaya a cerrar pronto.

La conservación también se ha basado en un modelo filantrópico estático y obsoleto que depende de la buena voluntad de los donantes con exceso de capital para promover programas e iniciativas. Tales estructuras no son eficientes ni predecibles, lo que obliga a la necesidad de hacer la transición a otros modelos autosuficientes con flujos de ingresos más consistentes y confiables.

Un ejemplo de ello es Explora, una empresa hotelera de exploración con sede en Chile con alojamientos galardonados en toda América del Sur, que ahora pone los esfuerzos de conservación de la naturaleza en el centro de sus operaciones. Con la creación de una reserva de conservación de 6.000 hectáreas adyacentes al Parque Natural Torres del Paine en Chile, Explora preservará y regenerará ecosistemas que se vieron afectados por actividades ganaderas.

graph

Aproximadamente el 99% del terreno se dedicará a la conservación y protección, mientras que el 1% restante se dedicará a conceptos de hospitalidad sostenible con fines de lucro que promuevan la investigación y la educación, con un modelo comercial que cubra los gastos operativos relacionados con la totalidad de los esfuerzos de conservación. Con la colaboración de The Nature Conservancy, los planes de conservación y regeneración se financiarán a través de una dotación que se originará a partir de la venta de acciones de tierras a inversionistas.

Al combinar un modelo de empresa comercial con un compromiso sin fines de lucro, Explora puede expandir y acelerar su agenda de conservación, haciéndola escalable con financiamiento programático a perpetuidad. A principios de este año, BID Invest otorgó financiamiento a Explora, reafirmando la importancia de apoyar modelos innovadores de conservación, con la expectativa de replicarlo en otros lugares de ALC.

Si bien la introducción de soluciones autosuficientes creativas para el dilema de la conservación es un buen comienzo, la falta de escala y replicabilidad sigue siendo un desafío. Hasta ahora, los nuevos modelos de conservación se limitan a casos únicos, de pequeña escala y en su mayoría anecdóticos, impulsados principalmente por desarrolladores apasionados que quieren hacer lo correcto y tienen fuentes pacientes de capital.

Pasar de la financiación impulsada por los donantes a la impulsada por los inversores es clave para establecer la protección de la naturaleza como una clase de activo orientada al rendimiento. De acuerdo con un reporte sobre Finanzas para la Conservación preparado en colaboración entre Credit Suisse, WWF y McKinsey & Company, hay suficientes recursos para satisfacer la demanda mundial de conservación con la reasignación de solo el 1% del capital nuevo y reinvertido.

Como parte de esta reasignación de capital, las inversiones impulsadas por el turismo sostenible pueden desempeñar un papel importante en las carteras institucionales, ya que pueden generar flujos de ingresos sostenidos y proporcionar un camino para escalar. Una forma de reenfocar los esfuerzos es redirigir las inversiones a marcas de hospitalidad de clase mundial que ya están haciendo esfuerzos significativos para integrar iniciativas de conservación dentro de sus operaciones, como es el caso de Six Senses y Aman, entre otros.

Los esfuerzos de conservación podrían expandirse aún más ya que estas marcas tienen presencia y alcance global, relaciones sólidas con los propietarios actuales y nuevos inversionistas, y tienen modelos operativos confiables y probados que brindan confianza a los inversionistas en la búsqueda de tales iniciativas.

Los bancos y las instituciones financieras son otra pieza esencial del rompecabezas para seguir impulsando la expansión sólida de las iniciativas de conservación de la tierra. Los bonos temáticos, como los bonos verdes, sociales y sostenibles y, más recientemente, los bonos vinculados a la sostenibilidad (SLB, por sus siglas en inglés), se han convertido en importantes instrumentos financieros para promover una agenda sostenible e inclusiva, ya que los bancos equilibran la evaluación y el precio del riesgo al tiempo que recompensan las prácticas sostenibles responsables.

Con un mercado de más de US$60.000 millones en LAC, los SLB representan uno de los segmentos de más rápido crecimiento dentro del mercado de finanzas sostenibles, con la mayoría de las emisiones relacionadas con iniciativas ambientales y de descarbonización y la preservación de los ecosistemas naturales. Estos instrumentos ofrecen transparencia sobre el producto de inversión, información clara sobre los rendimientos y los riesgos asociados, así como garantías sobre su impacto de conservación general. A medida que estos bonos se generalicen, los operadores hoteleros que buscan cumplir con los principios ambientales, sociales y gubernamentales (ESG) podrían beneficiarse del acceso a nuevas formas de financiamiento a medida que persiguen una agenda de conservación sólida con objetivos medibles.

Si se hace de la manera correcta, las empresas turísticas tienen la oportunidad de realizar esfuerzos de conservación de la tierra de manera sostenible, sin crear una carga financiera para sus operaciones y allanando el camino para soluciones institucionales escalables a medida que esta clase de activos continúa madurando. Al incorporar una sólida estrategia de conservación en sus modelos operativos, las empresas turísticas se benefician al acceder tanto a nuevos tipos de inversores de impacto como a instrumentos financieros innovadores, como SLB o soluciones de financiación combinada, contribuyendo a cerrar la brecha financiera cada vez mayor para la conservación de los ecosistemas naturales.

Autores

Daniel Arévalo

Daniel es Oficial de Inversiones, Turismo en BID Invest, entidad a la que se incorporó en 2019. Es responsable de desarrollar nuevos negocios y estruc

Rogerio Basso

Rogerio Basso se desempeña como jefe de turismo de BID Invest, la institución del sector privado del Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo.

{{ raw_arguments.field_category_target_id }}

Posts Relacionados

  • banner
    ¿Cuál es el estado de la transformación digital de los agronegocios de la región?

    Los agronegocios presentan una gran oportunidad para aumentar la creación de valor en un sector que es de dos a tres veces más efectivo para reducir la pobreza que cualquier otro, incluyendo manufactura y servicios

  • banner
    La digitalización puede ayudar a América Latina a aliviar la escasez mundial de alimentos

    América Latina y el Caribe está en posición privilegiada para aliviar la escasez mundial de alimentos, a medida que el cambio climático se perfila como amenaza global, particularmente si aprovecha las soluciones digitales, según un nuevo informe desarrollado por BID Invest en colaboración con Accenture.

  • banner
    ¿Podemos reducir las pérdidas de alimentos en la agroindustria?

    Este 29 de septiembre, Día Internacional de Concientización sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, reflexionamos sobre la importancia de esta problemática como de la creciente inseguridad alimentaria. Los agronegocios de la región creen que la reducción de sus pérdidas de alimentos es un tema relevante y ven oportunidades de recuperar alimentos que hoy se descartan.