Fintech: ¿Cómo llevar soluciones de inclusión financiera a toda América Latina y el Caribe?

Las soluciones Fintech y los servicios de banca digital representan una oportunidad para ampliar significativamente el acceso financiero a personas y empresas. Pese a que la mayoría de los bancos comerciales están adoptando estas soluciones, existe un amplio espacio para profundizar la colaboración con empresas Fintech y con ello cerrar los gaps de inclusión financiera en la región y promover las finanzas responsables.

Fintech: ¿Cómo llevar soluciones de inclusión financiera a toda América Latina y el Caribe?

Un sector financiero que no prioriza la inclusión financiera no puede distribuir los beneficios del crecimiento económico a todos los niveles de la sociedad. De hecho, la inclusión financiera ha sido reconocida como un facilitador de 7 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. Promover el acceso a productos y servicios financieros impulsa la innovación, el crecimiento y un acceso más amplio a los mercados internacionales.

En el caso de individuos y hogares, el acceso adecuado a los servicios financieros es crucial para realizar inversiones críticas como educación superior y financiamiento hipotecario, así como para ahorrar para la jubilación o iniciar un negocio. El acceso a los servicios financieros, incluidos los productos de seguros, también es crucial para hacer frente a eventos inesperados y perturbadores, como un período de desempleo o problemas de salud, ayudando a los grupos más vulnerables a evitar pérdidas financieras y mitigar el riesgo de pobreza.

Aunque con una alta heterogeneidad entre los países de América Latina y el Caribe (ALC), la región está constantemente detrás de las economías más avanzadas y de Asia Emergente en una amplia gama de indicadores de inclusión financiera. Según las Entreprise Surveys, para las pequeñas y medianas empresas o PyME de la región, el acceso al financiamiento es una limitación importante para hacer negocios.

Además, según el Global Findex de 2017, solo el 51% de la población familiar de ALC tiene una cuenta en una institución financiera formal, mucho más baja que el promedio de Asia Emergente (78%) y el grupo de economías avanzadas (96%). Además, varios países de América Latina y el Caribe, como Haití, Nicaragua, El Salvador, Paraguay y México, muestran niveles de penetración de cuentas como los del África subsahariana, región que agrupa a los países más pobres del mundo.

Un camino digital hacia la inclusión financiera

Existen varios factores que explican estas brechas, como los altos niveles de informalidad en la región, los estrictos requisitos de documentación para abrir cuentas bancarias, la baja penetración de productos financieros como el arrendamiento y la factorización, la deficiencia o inexistencia de servicios de información crediticia, la falta de un adecuado registro público de bienes muebles e inmuebles, y la baja educación financiera, entre otros.

Estos factores dificultan la inclusión financiera ya que generan asimetrías de información, promueven una industria financiera aversa al riesgo y contribuyen a la exclusión de hogares y empresas al sistema financiero formal.

En este contexto, la transformación digital que están experimentando las economías de la región, incluidos los servicios financieros, es una señal prometedora. Las empresas Fintech aparecen como una solución relevante, no solo para aumentar la inclusión financiera, sino también la competencia, la innovación y para profundizar el desarrollo financiero.

Con la penetración de teléfonos inteligentes aumentando exponencialmente en América Latina y el Caribe (y en los países en desarrollo en general), una creciente infraestructura de comunicaciones y reguladores que comienzan a considerar la importancia de estas iniciativas, hay una oportunidad cada vez mayor para que las PyME y las personas accedan a servicios financieros básicos, a través de diferentes tipos de aplicaciones tecnológicas y soluciones innovadoras.

Fintechs y la disrupción en el sector financiero

La incorporación de soluciones Fintech en América Latina y el Caribe está teniendo un efecto disruptivo en el sector financiero, ya que han penetrado con éxito en muchos de los segmentos que tradicionalmente eran dominio de los bancos.

Por ejemplo, la siguiente figura muestra la proporción de la población adulta que realizó o recibió pagos digitales durante 2017 en 26 países de América Latina y el Caribe, en comparación con otros grupos de países relevantes. Como se señaló antes, existe una profunda heterogeneidad de desempeño entre los países de América Latina y el Caribe, y el promedio regional es mucho más bajo que el grupo de economías avanzadas y Asia Emergente.

[Porcentaje de la población que hizo/recibió pagos digitales en 2017]

Vale la pena señalar que Venezuela se destaca como el país con la mayor penetración de pagos digitales en la región, lo que se explica en parte por los altos niveles de inflación que prácticamente han imposibilitado la realización de transacciones en papel moneda. Aunque el caso venezolano involucra un servicio financiero básico (transacciones en efectivo), sin embargo, ilustra el poder de las soluciones financieras digitales para integrar a un amplio segmento de la población, en especial en un país que atraviesa una grave crisis económica que ha reducido drásticamente las actividades bancarias tradicionales.

Y a pesar de que el espacio Fintech en la región de América Latina y el Caribe parece ser incipiente, está creciendo con rapidez. De hecho, un estudio reciente del BID muestra que si bien hubo 703 nuevas empresas Fintech en 15 países latinoamericanos durante 2017, ese número aumentó en un 66% el año siguiente, a 1,166 emprendimientos Fintech. Los pagos y las remesas, los préstamos y la gestión financiera empresarial son los tres segmentos comerciales más grandes, seguidos por la gestión financiera personal, el crowdfunding y las tecnologías empresariales para las instituciones financieras.

Si bien algunos bancos comerciales pueden percibir el papel de las empresas Fintech como una amenaza, la mayoría de ellos están adoptando estas tecnologías en su oferta de productos, logrando una mayor eficiencia y aumentando la integración de la población no bancarizada.

Las Fintech y los servicios de banca digital ofrecen una oportunidad única para atender a las personas y las PYME que antes no contaban con servicios bancarios. Para aprovechar esta oportunidad, es importante contar con marcos regulatorios apropiados que faciliten la incorporación de estas soluciones tecnológicas de manera eficiente.

BID Invest y el sector privado tienen un papel en el apoyo a las iniciativas de transformación digital y en profundizar la colaboración con las empresas Fintech para cerrar las brechas de inclusión financiera y promover prácticas financieras responsables en la región.

 

Autores

Joaquin Lennon

Joaquin Lennon es economista del Departamento de Estrategia y Desarrollo de BID Invest en Washington, D.C. Joaquin contribuye a la elaboración de las

Marcelo Paz

Ciudadano boliviano, ingresó al Grupo BID el 2008. Actualmente es oficial líder de estrategia, especializado en el diagnóstico de los sectores financi

Terence Gallagher

Terence Gallagher, de nacionalidad británica, es el jefe de inclusión financiera en BID Invest desde abril de 2018, con sede en Washington, D.C. An

Financial Institutions

Posts Relacionados

  • Image
    Banca abierta en América Latina y el Caribe: aquí y ahora

    La banca abierta (“open banking” en inglés), que permite a los proveedores de servicios externos acceder a datos financieros de instituciones financieras a través de API, está creciendo rápidamente debido a tendencias globales y la sed de innovación en la región.

  • Banner
    La digitalización de las cooperativas financieras, un imperativo para la inclusión

    La digitalización de las cooperativas, una parte fundamental del sector financiero de la región, ha comenzado a acelerarse. Hay numerosos ejemplos de progreso, desde Ecuador hasta Jamaica, que ofrecen razones para el optimismo.

  • Banner
    El auge del capital paciente: Mercados de capitales y crédito privado en América Latina

    El llamado capital "paciente" apoya la expansión de las empresas de tamaño medio, lo que permite impulsar la creación de empleo y respaldar la modernización. Se está convirtiendo en un componente habitual de la inversión de capital privado, a medida que los inversores buscan alternativas a los bajos rendimientos que caracterizan a los activos de renta fija.