¿Cómo pueden las financieras de desarrollo explotar el potencial de las inversiones privadas en Brasil?

Para potenciar las inversiones, la millonaria brecha de infraestructura de Brasil necesita más de un actor estratégico que aporte soluciones innovadoras.

¿Cómo pueden las financieras de desarrollo explotar el potencial de las inversiones privadas en Brasil?

Brasil es una de las economías más grandes del mundo y es líder en la producción y comercialización de alimentos a nivel global. Sin embargo, los desafíos de infraestructura que enfrenta el gigante sudamericano son proporcionales a la magnitud del país, lo cual pone en riesgo su competitividad. En la actualidad, Brasil ocupa el puesto 81 de 137 del ranking del Foro Económico Mundial en materia de calidad de la infraestructura y existen marcadas diferencias entre regiones -principalmente entre el norte y el sur del país-. Estas deficiencias se reflejan en los altos costos de logística del país, estimados en cerca del 15% del Producto Interno Bruto (PIB) comparado con el 8-10% en los países de la OCDE.

 

Las deficiencias en la calidad de la infraestructura son atribuibles en buena medida a los bajos niveles de inversión en el país. Entre 2008 y 2016, las inversiones en infraestructura totales promediaban el 2% del PBI, menos de la mitad de lo observado en la década de 1980. Así las cosas, la inversión actual está lejos los US$ 110 000 millones anuales que se estima se requieren invertir hasta 2040 para resolver las necesidades de infraestructura del país.

 

A pesar de que el sector privado ha contribuido con cerca de la mitad de las inversiones totales en infraestructura entre 2008 y 2016, el financiamiento ha caído en forma marcada desde 2012, en parte como resultado de las crisis económicas y los escándalos de corrupción, como el caso “Lava Jato”. Además, el financiamiento de fuentes tradicionales es cada vez más difícil, ya que el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) –principal aportante de financiamiento de infraestructura a largo plazo– está reemplazando su tasa de interés altamente subsidiada (conocida como TJLP) por una basada en el comportamiento del mercado.

 

 


 

 

 

 

 

 


 

 

El vaso medio lleno

 

A fin de atender las demandas de infraestructura cada vez mayores y teniendo en cuenta el cambiante entorno financiero, Brasil deberá movilizar financiamiento de los mercados de capitales, fondos de pensión y bancos comerciales, tanto locales como internacionales. Las necesidades de infraestructura generarán inmensas oportunidades de mercado para los inversores de capital y deuda, las empresas de construcción y los mercados financieros. El reciente éxito de las licitaciones internacionales para la inversión y operación de aeropuertos en el país demuestra que es posible atraer capital privado para proyectos y que deben continuar las mejoras institucionales y regulatorias.

 

En este nuevo escenario, las instituciones internacionales de financiamiento de desarrollo, como BID Invest, juegan un papel central en proporcionar financiamiento en sectores menos tradicionales, ayudar a mitigar riesgos y movilizar recursos adicionales, incluyendo de inversionistas institucionales. Al respecto, se estima que el mercado de fondos de pensión de Brasil invierte en la actualidad el 80% de sus fondos en deuda pública y solo el 2% en títulos de deuda privada.

 

En ese sentido, en 2019 BID Invest aprobó el financiamiento de una APP de saneamiento y tratamiento de agua en el noreste de Brasil. La iniciativa busca mejorar la infraestructura de tratamiento de aguas residuales en 15 municipalidades de la región metropolitana de Recife, un proyecto que también incluye financiamiento de bancos de desarrollo locales.

 

BID Invest también está trabajando para estimular los mercados de capitales y movilizar recursos locales e internacionales, incluyendo de inversores institucionales a través de instrumentos innovadores de mitigación de riesgos. Por ejemplo, las garantías de crédito totales provistas por BID Invest en 2018 han resultado instrumentales para atender las necesidades de financiamiento del parque eólico de Santa Vitória do Palmar y del proyecto solar de Pirapora, ya que cubrieron el pago total de la deuda a los bonistas hasta el vencimiento. Las garantías, que suman los BRL 130 millones y BRL 315 millones respectivamente, ayudaron a garantizar la suscripción de los bonos a un plazo y precio competitivos (de hecho, ambas emisiones fueron sobresuscriptas), así como la calificación de crédito local AAA de Santa Vitória do Palmar y la calificación global A+ de Pirapora.

 

Por último, los fondos de crédito pueden movilizar recursos de inversores internacionales que buscan respaldar proyectos basados en criterios específicos. El nuevo Fondo de Crédito para Infraestructura de BID Invest en Brasil hará esto mismo y asegurará que las inversiones cumplan con las salvaguardas ambientales y sociales del Grupo BID, así como con las normas del Grupo en cuanto a gobernanza corporativa e integridad. Con este valor agregado, BID Invest busca ayudar a crear confianza y movilizar el financiamiento a largo plazo de proyectos de infraestructura sostenibles y sólidos en Brasil.■

 

* Lea más sobre nuestro análisis de los desafíos y oportunidades que representa la infraestructura en Brasil en nuestra publicación e informe(Portugués)

 

Autores

Felipe Ezquerra

Felipe Ezquerra es jefe de transporte de la División de Infraestructura y Energía de BID Invest. Tiene un amplio conocimiento y experiencia interna

Paula Castillo

Paula Castillo lidera el trabajo analítico asociado a los desafíos y oportunidades para la participación el sector privado en transporte e infraest

Financial Institutions

Posts Relacionados

  • banner
    Inclusión financiera con enfoque de sostenibilidad

    Los casos de éxito en bancarización sostenible muestran el camino para posibles competidores y nuevos actores en el sector financiero. Y hay pocos casos de mayor éxito que el de Banco Familiar de Paraguay.

  • Image
    Banca abierta en América Latina y el Caribe: aquí y ahora

    La banca abierta (“open banking” en inglés), que permite a los proveedores de servicios externos acceder a datos financieros de instituciones financieras a través de API, está creciendo rápidamente debido a tendencias globales y la sed de innovación en la región.

  • Banner
    La digitalización de las cooperativas financieras, un imperativo para la inclusión

    La digitalización de las cooperativas, una parte fundamental del sector financiero de la región, ha comenzado a acelerarse. Hay numerosos ejemplos de progreso, desde Ecuador hasta Jamaica, que ofrecen razones para el optimismo.