Pasar al contenido principal

Una caja de herramientas para construir resiliencia climática y potenciar las alianzas público-privadas

Financiar infraestructuras tiene un efecto multiplicador: por cada dólar invertido, se generan hasta cuatro dólares de retorno. Pero la enorme brecha existente solo puede superarse estimulando la participación eficiente y sostenible del sector privado, y generando las herramientas necesarias para ello.

Una ingeniera en una represa

 

Los esfuerzos de la comunidad internacional para enfrentar el cambio climático son encomiables pero insuficientes, y las condiciones meteorológicas extremas continúan afectando de manera drástica a las comunidades y la economía de América Latina y el Caribe.

Se calcula que el costo anual para la región por fenómenos climáticos y desastres naturales fue del 2% del PIB durante las dos últimas décadas, y podría provocar una caída económica de hasta el 16% del PIB a finales de siglo.

Para dar una dimensión en términos económicos de estas cifras, basta con pensar que la reciente pandemia tuvo un impacto negativo del 7% del PIB (2,8% a escala global).

La infraestructura, motor del crecimiento económico, representa un sector particularmente vulnerable a los eventos climáticos extremos, y con impactos mayúsculos en todos los aspectos de la vida.


Contenido relacionado


Según nuestras estimaciones, América Latina y el Caribe necesitan invertir en los próximos años el 3,12% de su PIB para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y cubrir el déficit de infraestructura económica, sin considerar los crecientes requerimientos en infraestructura social, ni el resto de desafíos de inversión.

Si los países de la región no invierten más, y de manera resiliente y estratégica para desarrollar nueva infraestructura y mantener la existente, podrían perder hasta 15% del PIB durante los próximos 10 años.

Esto tendría también un impacto mayúsculo en la desigualdad, afectando en mayor medida a aquellos con menos recursos.

Por el contrario, invertir en infraestructura sostenible genera tremendos impactos positivos sobre el crecimiento: cada dólar invertido genera cuatro dólares en retornos. Los inversores que buscan rentabilidad social no encontrarán una oportunidad mejor que ésta.

 

La oportunidad público-privada

Es vital invertir en una infraestructura que resista y responda favorablemente a fenómenos climáticos extremos. Las enormes necesidades de inversión en un entorno macroeconómico desafiante requieren soluciones eficientes, sostenibles e innovadoras.

Por eso, es fundamental potenciar la participación del sector privado en cerrar la brecha de infraestructura sostenible. En la reciente Conferencia de Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP28) se planteó que América Latina debe invertir entre 3,7 % y 4,9% de su PIB en financiación climática.

En este contexto, y ante proyectos con probada rentabilidad socioeconómica, las Asociaciones Público-Privadas correctamente estructuradas resultan una herramienta esencial para el cierre sostenible de estas brechas.

Como parte de la planificación de infraestructura se pueden generar esquemas contractuales innovadores que garanticen un desarrollo, operación y mantenimiento eficiente de los activos, y una orientación decidida a proveer servicios de calidad.  

Desde el Grupo BID reconocemos esa necesidad y oportunidad para contribuir decididamente al desarrollo sostenible de la infraestructura de América Latina y el Caribe.

Nuestra Ventanilla Única para APP sitúa la sostenibilidad en el núcleo de nuestra acción: desde los apoyos al fortalecimiento de los marcos regulatorios, institucionales y de planificación en sostenibilidad, hasta la preparación y estructuración de carreteras, puertos, hospitales, parques, alumbrado público, o plantas de tratamiento sostenibles.

Así lo hicimos con los criterios de preparación sostenible de APP para Jamaica, que fue pieza fundamental para un acuerdo entre el país y el Fondo Monetario Internacional en el contexto de la Facilidad de Resiliencia y Sostenibilidad.

También lo hicimos con la actualización de los lineamientos APP en sostenibilidad en Perú, o la revisión de los pliegos de licitación de concesiones en Chile para identificar y responder a las brechas de sostenibilidad, así como el desarrollo de una estrategia de financiamiento sostenible, entre otros.

 

Una caja de soluciones

¿Y cómo logramos una consideración efectiva de todas las dimensiones de sostenibilidad en los proyectos APP? La Ventanilla Única de Asociaciones Público-Privadas del BID, junto con Rebel, generaron en 2020 una caja de herramientas para la preparación de APP sostenibles – originalmente adaptada junto al Banco de Desarrollo de Jamaica al contexto de ese país.

Las necesidades de la región crecen, al igual que nuestra demanda por ofrecer soluciones cada vez más sostenibles, innovadoras, y eficientes.

Por eso, diseñamos una nueva versión de esta caja de herramientas con vocación regional, y que ahora abarca la integración de los componentes de sostenibilidad, desde la identificación y preparación inicial de proyectos de infraestructura, estructuración, manejo contractual, hasta su financiamiento sostenible.

Gráfico caja de herramientas APP

 

Desde el Grupo BID, y a través de todas nuestras ventanas, seguiremos trabajando y contribuyendo al desarrollo sostenible de la región. No hay tarea más relevante, ni necesidad más apremiante: sociedad, sector público y sector privado trabajando de la mano ante el gran desafío de nuestra era. No hay otra manera.


Blogs más recientes

 

Escrito por

Ancor Suárez-Alemán

Economista, PhD, BA, con más de 15 años de experiencia laboral en el campo de la economía y política de infraestructura. Especialista Senior

Enrique Domínguez

Economista, MSc., BA., con más de 19 años de experiencia en economía aplicada, infraestructuras y políticas públicas. Especialista en Asociaciones Púb

Development Impact

Posts Relacionados

  • SW24 James Scriven and Gabriel Azevedo
    Del corazón de la Amazonía brota un movimiento global por el crecimiento sostenible

    La Semana de la Sostenibilidad de BID Invest 2024 reúne a una variedad de actores del sector público y privado, la comunidad de inversores de impacto, gobiernos, organizaciones internacionales y la sociedad civil en Manaos con un objetivo: escalar el impacto.

  • A woman at a tech company
    Siete factores que hacen de la inclusión una estrategia ganadora para las empresas

    La participación de los stakeholders y las comunidades vulnerables en el diseño de los proyectos y en la cadena de valor, acompañada del compromiso con la diversidad y una robusta política de sostenibilidad, son un imperativo ético, pero también el mejor camino para lograr los objetivos de negocio.

  • Productos amazónicos
    Bioeconomía: Negocios con la mirada en el planeta

    Reemplazar productos químicos y materiales no sostenibles con bioproductos, extraer productos forestales como semillas y frutos, o generar bioenergía a partir de residuos agrícolas, son apenas algunas de las prácticas que están dando forma a oportunidades económicas a comunidades locales y, al mismo tiempo, protegiendo el ecosistema y mejorando la vida de sus habitantes.