Una agenda regional para la gobernanza corporativa y los mercados de valores

¿Cómo podrían las multilaterales de desarrollo romper el equilibrio de bajo nivel que le impide a América Latina y el Caribe alcanzar todo su potencial?

Una agenda regional para la gobernanza corporativa y los mercados de valores

(*) Artículo escrito con la colaboración de Ignacio Puente.

El desarrollo de mercados de capital vibrantes es un desafío clave común a la mayoría de los países de América Latina y el Caribe. Los mercados de capital poco profundos afectan la productividad de la región, paralizan la innovación y ralentizan la adopción de las mejores prácticas de gobernanza corporativa.

La brecha es particularmente apremiante en los mercados de renta variable. Como se muestra en la Figura X, el tamaño de los mercados bursátiles en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe (medidos como capitalización de mercado de todas las empresas incluidas en la lista del producto interno bruto - PIB) es inferior a lo que se esperaría para su nivel de desarrollo. La región también parece diferir en términos de liquidez, al comparar el valor total de las acciones negociadas en un año dado por el PIB o el valor total de mercado.

Las ofertas públicas iniciales (OPI) son escasas, y hay relativamente pocas empresas que cotizan en bolsa. E incluso para las empresas que cotizan en bolsa, la parte de las acciones de la compañía que flotan en el mercado suele ser pequeña, ya que tienen un accionista controlador concentrado, por lo general una familia.

Figura X:

Mercados de valores y gobernanza corporativa

¿Cómo se relaciona todo esto con la gobernanza corporativa? La estructura de propiedad de la empresa está muy relacionada con la forma en que se dirige y controla a las empresas, la pregunta que define la gobernanza corporativa. Si bien cada modelo de propiedad presenta sus propios desafíos de gobierno, los mercados de renta variable subdesarrollados y los inversores institucionales ausentes están ciertamente relacionados con prácticas de gobernanza corporativa deficientes. Las excepciones, por supuesto, abundan.


En el futuro, una buena agenda de gobernanza para las instituciones financieras de desarrollo debería involucrar más a fondo a los inversores institucionales locales, como los fondos de pensiones. Ellos también deberían ser tanto vectores de buena gobernabilidad como proveedores de capital. Hacerlo de modo exitoso servirá para aprovechar los extensos fondos de capital locales y ayudar a crear canales institucionales de gobernanza para conectar de manera más fluida los ahorros locales con proyectos que conduzcan al desarrollo de la región.■

En la Semana de Sostenibilidad del BID Invest en Panamá, del 24 al 28 de junio, reflexionaremos sobre la propuesta de valor de la buena gobernanza corporativa para fomentar el crecimiento de los mercados de capital en América Latina y el Caribe.

Autores

Marta Viegas

Marta Viegas es la directora de gobierno corporativo de BID Invest, en la sede central de Washington, D.C. Antes de unirse a BID Invest, ejerció la

Financial Institutions

Posts Relacionados

  • Image
    Banca abierta en América Latina y el Caribe: aquí y ahora

    La banca abierta (“open banking” en inglés), que permite a los proveedores de servicios externos acceder a datos financieros de instituciones financieras a través de API, está creciendo rápidamente debido a tendencias globales y la sed de innovación en la región.

  • Banner
    La digitalización de las cooperativas financieras, un imperativo para la inclusión

    La digitalización de las cooperativas, una parte fundamental del sector financiero de la región, ha comenzado a acelerarse. Hay numerosos ejemplos de progreso, desde Ecuador hasta Jamaica, que ofrecen razones para el optimismo.

  • Banner
    El auge del capital paciente: Mercados de capitales y crédito privado en América Latina

    El llamado capital "paciente" apoya la expansión de las empresas de tamaño medio, lo que permite impulsar la creación de empleo y respaldar la modernización. Se está convirtiendo en un componente habitual de la inversión de capital privado, a medida que los inversores buscan alternativas a los bajos rendimientos que caracterizan a los activos de renta fija.