Mujeres emprendedoras: una oportunidad de inversión inexplorada

El próximo 30 de noviembre se sostendrá una campaña global para promover el apoyo a las mujeres emprendedoras y a las empresas que ellas dirigen. Usando el hashtag #ChooseWomen, nos uniremos a esta campaña para llamar la atención sobre la oportunidad de negocio que este segmento representa.

Estamos hablando de una oportunidad de negocio de hasta US$800.000 millones anuales a nivel mundial. En América Latina y el Caribe, la región con mayor porcentaje de emprendimiento femenino del mundo, esto significa más de US$86.000 millones anuales. Se trata de un colectivo que aunque invierte un 50% menos de capital que sus pares masculinos, logra un 20% más de ingresos. Además, las PYME lideradas por mujeres tienen una probabilidad de impago un 54% menor que aquellas dirigidas por hombres.

Estas cifras han captado la atención de varios bancos en el mundo, que han apreciado no sólo el comportamiento y rentabilidad de estas empresas sino también la oportunidad de negocio que representan. Como muestran las experiencias y resultados de los miembros de la Alianza Global de Bancos para la Mujer (GBA, por sus siglas en inglés), para penetrar con éxito en este segmento los bancos deben reconocer e integrar las necesidades, actitudes y preferencias de las mujeres en sus modelos de negocio y propuestas de solución al cliente.

Las mujeres tienden a buscar más información y asesoramiento, compran más productos y suelen ser más aversas al riesgo. Son más leales a su banco y mejores voceras, recomendando más ampliamente aquellos productos y servicios con los que están satisfechas. Valoran sentirse escuchadas y buscan, más allá de crédito, otros productos y servicios no financieros como acceso a redes de contactos y oportunidades de capacitación y networking.

El banco australiano Westpac se ha convertido en un referente mundial a la hora de implementar una estrategia enfocada a mujeres empresarias y profesionales. Su unidad Mercados de la Mujer lleva 15 años ofreciendo productos financieros y no financieros a este colectivo, operando desde 2008 bajo la marca Ruby. Esta iniciativa ha llegado ya a más de dos millones de mujeres, reportándole ingresos por más de US$1.600 millones.

¡Suscríbete para recibir más contenido así!
[mc4wp_form]

Otro ejemplo de éxito es el banco turco TEB, que en 2014 decidió apostar por este segmento al percatarse de que el 40% de las PYME turcas eran propiedad de mujeres pero sólo un 15% de ellas estaba recibiendo financiamiento bancario. A día de hoy, la entidad atiende a alrededor de 75,000 empresarias con una cartera de préstamos superior a 1.000 millones liras turcas (US$327 millones).

En Latinoamérica y el Caribe, las estadísticas nos dicen que el 70% de este tipo de PYME no tienen atendidas sus necesidades de crédito, lo que para la banca se traduce en un número significativo de potenciales clientas a las que ofrecer sus productos.

En la región existen ya algunos bancos con programas específicos para este colectivo. Banco Nacional de Costa Rica fue el pionero, lanzando en 2010 la iniciativa Banca Mujer. En Brasil tenemos el caso de Banco Itaú, que de 2013 a 2015 ha aumentado su cartera de PYME dirigidas por mujeres de un 22% a un 34%, llegando ya a más de un millón de estas empresas con su programa Mujer Emprendedora, creado en 2012. En Chile, Banco Estado lanzó en 2015 el proyecto Crece Mujer Emprendedora que cuenta hasta la fecha con cerca de 140.000 participantes. La entidad ofrece a las empresarias chilenas una amplia gama de productos financieros y de conocimiento así como acceso a una plataforma digital de networking.

Abordar este mercado no es siempre fácil. En ocasiones presenta algunos obstáculos para las instituciones financieras como la falta de historiales crediticios o el diseño de productos apropiados. Desde la Corporación Interamericana de Inversiones (CII) buscamos superar estos retos a través de financiamiento y servicios de asesoría. Trabajamos para ayudar a nuestros clientes en el sector financiero a aprovechar esta oportunidad de negocio.

Las instituciones financieras de la región, por su capacidad para llegar a estas empresas y su conocimiento del mercado local, pueden jugar un rol catalítico financiando a este tipo de PYME. El impacto sería multiplicador: los bancos accederían a un mercado solvente y rentable y, a su vez, se generarían mayores oportunidades para las mujeres, sus familias y la sociedad en general.

La región del mundo con la brecha de crédito más pronunciada para este tipo de empresas es América Latina y el Caribe. Tenemos un sector financiero robusto y mucho talento femenino. ¿A qué estamos esperando para aprovechar esta gran oportunidad de negocio?

¡Suscríbete para recibir más contenido así!

[mc4wp_form]

Autores

Gema Sacristán

Gema Sacristán es la directora general de negocio de BID Invest. Se unió al Banco Interamericano de Desarrollo en el 2008 como oficial de inversión

Development Impact

Posts Relacionados

  • banner
    Creando cadenas de valor sostenibles para garantizar el crecimiento sostenible

    Las disrupciones causadas por el Covid-19, agravadas por la actual crisis medioambiental, han puesto a las cadenas de valor en el centro de atención, y han alertado a los sectores público y privado sobre la necesidad de reforzar su seguridad y de adoptar un enfoque centrado en la sostenibilidad. El desempeño ASG se ha vuelto una parte central de este debate.

  • banner
    El uso de incentivos y empujones para ayudar a las empresas de América Latina y el Caribe

    Los fondos de donantes pueden combinarse con inversiones de capital para crear incentivos y empujones para los equipos de gestión de las empresas, a fin de lograr un resultado específico que sea bueno para la sociedad o el planeta, e idealmente para ambos.

  • banner
    Cinco desafíos para el financiamiento de infraestructuras con participación privada

    Las APP en la región pueden encontrar escollos relacionados con la profundidad de los mercados financieros, incentivos y mecanismos para la diversificación de inversores, el entorno para llevar a cabo inversiones privadas, y las propias estructuras de los proyectos y contratos.