Skip to main content

En resumen

Las empresas que implementan prácticas sostenibles y gestionan los riesgos ambientales y sociales de manera responsable tienen más posibilidades de tener éxito.

Y esto se aplica a las empresas de energía, transporte, agua, agronegocios, turismo o manufactura, además de a las instituciones financieras que trabajan con ellas.

Las empresas con operaciones limpias y eficientes y relaciones sólidas con los actores sociales, incluidas las comunidades locales, están posicionadas para reducir los costos operativos, evitar multas o sanciones, mejorar su reputación, mantener una licencia social para operar y aumentar su cuota de mercado. Del mismo modo, es más probable que los prestamistas que cuenten con tales compañías en sus carteras administren los riesgos ambientales y sociales de manera más efectiva, eviten los riesgos crediticios, tengan una rentabilidad más sólida y atraigan fondos en el mercado internacional.

Seguir leyendo

Blog

Finanzas sostenibles: ¿Qué puede hacer el sector financiero para gestionar mejor los riesgos ambientales y sociales?

Los consumidores también pueden influenciar, al preferir comprar productos de compañías que valoren objetivos corporativos más amplios en términos de impacto ambiental, diversidad de la fuerza laboral y participación comunitaria.

Seguir leyendo
Ver más blogs

Blog

Cuatro claves para desarrollar proyectos hidroeléctricos de forma responsable

La energía hidroeléctrica presenta muchas ventajas, aunque a menudo es compleja desde la perspectiva ambiental y social.

Seguir leyendo
Ver más blogs